El lunes 29 de enero el equipo de Gobierno municipal (formado por PSOE,  Compromís y Esquerra Unida) presentó en el pleno el presupuesto municipal de 2018, que tras un debate en torno a tres horas, fue finalmente aprobado con los votos favorables de los tres partidos del equipo de Gobierno a los que se sumaron Pavalur y Ara Puçol. Únicamente dos grupos municipales votaron en contra: Ciudadanos y Partido Popular.

El pleno  comenzó a las 7 de la tarde y, tras un par de puntos menos conflictivos, se pasó a debatir sobre el presupuesto municipal, tarea que se alargó hasta las 11 de la noche, aproximadamente.

Se trata de un presupuesto equilibrado que según la alcaldesa Lola Sánchez«cumple con la normativa legal vigente, respeta la estabilidad presupuestaria y la sostenibilidad financiera, se ajusta a la regla del gasto y es casi idéntico a la previsión aprobada en su día dentro del Plan Presupuestario plurianual».

Se da la circunstancia de que es la primera vez en los dos años y medio que lleva trabajando el actual equipo de Gobierno —formado por 4 concejales del PSOE, 3 de Compromís y 1 de Izquierda Unida— que logra el apoyo de 2 partidos de la oposición: el concejal de Pavalur y el de Ara Puçol.

En total, 10 concejales votaron a favor del presupuesto y 7 en contra, el de Ciudadanos y los del Partido Popular.

Para la alcaldesa en parte este apoyo se ha conseguido porque «son unos presupuestos sociales, donde se demuestran que la mayor preocupación de este equipo de Gobierno son el bienestar social, la calidad de vida de nuestros vecinos, el medio ambiente, el deporte y la salud. En suma, nos preocupan las personas de nuestro pueblo».