La proximidad de la política a la calle se mide en miles de acciones, pero lo que sí que es innegable es que para poder observar los problemas es necesario verlos con los propios ojos. Esto, que parece una cuestión de sentido común, a veces queda en el olvido y ahí es donde aparece la parálisis de las inversiones y donde un ayuntamiento no es capaz de solventar los problemas de la gente. Un ejemplo, la última legislatura del PP, ejemplo a no seguir si quieres trabajar por el bien del pueblo.

No es una cuestión de propaganda el mero hecho de que estas líneas sirvan para decir que desde alcaldía se ha puesto en marcha, hace ya más de medio año, que todos los miércoles se sale a la calle, acompañada del personal necesario para observar de primera mano qué y cuándo es prioritario arreglar, o darle solución, dicho de otra manera, hacer.

Esta sencilla palabra, hacer, es la piedra angular de nuestra compañera Lola Sánchez. La actual alcaldesa del PSPV-PSOE de Puçol tiene clara una cosa: para poder desarrollar el trabajo y nuestro compromiso como partido, hay que ir donde está cada problema, hay que estar donde se da cada circunstancia, hay que saber de primera mano todo lo que nos concierne como responsables políticos; en definitiva, hay que velar por el cumplimiento de nuestros compromisos electorales que no son ni más ni menos, que el compromiso social que cogimos cuando en 2015 nos presentamos a las elecciones.

Así pues, aquellos 21 proyectos que hay en marcha y a los que el PP nos desafió en el pleno de presupuestos que no seriamos capaces de realizar, han salido de estas visitas a pie de calle, quizá visitas humildes en su visibilidad pero intensas en cuanto al resultado, porque como hemos dicho al principio de este escrito, la proximidad de la política de calle se mide en miles de acciones, pero los problemas se solventan conociéndolos de primera mano.

Una opinión del Grupo Municipal Socialista

15 Mayo 2018