En política hay que ser consecuente con todo lo que se dice y se hace, como recuerda el refranero popular: «La mujer del César, además de serlo, debe parecerlo», lo que referido a una persona pública significa que se ha de tener rectitud moral excesiva y escrupulosa.

Habida cuenta de la impropia atribución que por parte de la actual alcaldesa se hace sobre las últimas obras realizadas cabe decir que, en cualquier caso, cualquier obra realizada en el ámbito municipal son única y exclusivamente para el beneficio de la población y hacer de ellas una apropiación política sólo puede ser sinónimo de «sacar los pies del tiesto» y ser sabedora de que su gestión ha finalizado antes incluso de empezar.

No queremos con ello hacer atribución indebida de lo dicho, las obras son por y para Puçol, pero la gestión de las mismas, las que hasta ahora se han llevado a cabo y que, según miembros del actual equipo de gobierno, ya no se van a hacer más, fueron de mano de la izquierda.

Los socialistas invertimos más de 5 millones de euros en la pasada legislatura, lo que sirvió de mofa reiterada durante 4 años por parte de la actual alcaldesa, bajo el nombre de «proyectitos».

Este cinismo definitorio de una personalidad compulsiva con ciertos tintes de inferioridad política no hace más que complicar la legislatura, haciendo tropezar la gestión de nuestro municipio en las propias mentiras en las que se ha basado tanto el programa electoral de la derecha como en la actual gestión local, capitaneada por la Sra. Carceller, todo un reto.

La situación puede verse un tanto burlesca, como si de un cabaret se tratara, puesto que ahora mismo vive de los coletazos de la pasada legislatura, de lo trabajado por la izquierda, para pasar a intentar doblegar a sus actuales socios de gobierno, que ante un ejercicio (voluntario) de hacer valer su voto, en tan solo tres meses han convertido a Carceller en la peor alcaldesa que ha tenido Puçol, pasando de ser la insigne referencia a la derecha que ostenta la vicepresidencia de la FVMP (todo un hito que va a hacer decaer su trabajo en lo local) a una mera gestora de incendios internos.

Así que a partir de ahora el esfuerzo va a ser agotador, tanto para apagar los ya existentes incendios que hay en el seno del gobierno de Puçol como para gestionar que, hace tan solo 4 meses, prometió a nuestros vecinos que con ella tendrían el Puçol que se merecen.

Se dejó en el tintero que lo que decía, era mentira. Atentos a las plusvalías, atentos.

 

Una opinión del Grupo Socialista de Puçol