Por el hecho de que una mentira se repita mil veces, no se convierte en verdad: tan sólo para el que la cuenta, que se auto complace pensado que, como él, nadie. Nadie hace las cosas como aquel que miente para autojustificarse y, sinceramente, no hay nada más humilde que asumir que a veces se falla, que no se ha hace todo lo bien que uno grita a los cuatro vientos y, si se quiere hacer así, que al menos no ponga por el medio a los demás.

Algo que parece de sentido común muchas veces se aparta a un lado por el mero hecho de que calumniar es más fácil que constatar, y decir es más fácil que hacer. Pero, sobre todo, porque darse cuenta de que lo que pudo ser y no fue sólo pasa por pedir perdón, y ya les aseguramos que el PP no está por la labor. No se trata ya de pedir perdón por lo que han hecho o han dejado de hacer, sino por meternos en el mismo saco a todos los que hemos llegado a la política municipal para trabajar.

Hace ya dos años que los socialistas nos comprometimos a trabajar por hacer de nuestro pueblo algo tan sencillo de explicar como “un pueblo mejor”; una sencilla tarea que sólo se hace GESTIONANDO y trabajando para invertir en mejorar, desde infraestructuras hasta nuestros servicios públicos. Pues bien, parece ser que la inversión de más de 1’5 millones de euros en tan sólo dos años no ha sido suficiente para la oposición.

No pasa nada, que se calmen. Aún quedan dos años más; dos años donde el compromiso ya no sólo es de parte de los socialistas. El propio President de la Generalitat nos ha hecho llegar su verdadera intención de invertir en nuestro pueblo, y esa ha sido la tarea de nuestra alcaldesa y de la concejal de Urbanismo: ir a trabajar por Puçol, hablar con el President y decirle que Puçol se merece más, mucho más. Por ello le hemos pedido arreglar el Camí de l’Assegador y hacerlo transitable y seguro, en cooperación con la rotonda que abrirá la ronda de Mercé Rodoreda a la antigua N-340, además de una lanzadera al metro de Rafelbunyol. Todo esto, por no hablar de los dos barrios que se van a asfaltar durante el mes de julio, o de los caminos de servicio de la V-21. En fin, todo lo que el PP describe como cero inversiones por parte de este equipo de gobierno.

Sustancial es la diferencia entre reunirse con el actual presidente, Ximo Puig, a reunirse con un presidente de Diputación ahora imputado por corrupción: queda muy bien para la foto, pero Puçol se quedó, como se dice, esperando sentado para no recibir nada. Que cada uno juzgue para qué llegó a la política.

Una opinión del Grupo municipal socialista