La aprobación de los presupuestos en un ayuntamiento quizá es uno de los plenos más importantes del año, en el que se plasma la política ejercida por el equipo de gobierno que los presenta, donde se ven las prioridades en la ejecución del mismo y, sobre todo, donde podemos observar las sensibilidades que mueven a los concejales y partidos encargados de la gestión diaria de nuestro municipio.

Pues bien, ante esta situación nos encontramos el mes anterior, donde presentamos unos presupuestos que, atendiendo a las leyes de regulación del mismo, ha sido capaz de mejorar sus cuantías en cuanto a las partidas de bienestar social, educación o dotaciones se refiere, por ejemplo.

Pero no es el caso de hablar de cifras, que para ello tenemos los presupuestos publicados, pero sí, y tal vez por la importancia que de ello emana, ha llegado la hora de trasladar a la ciudadanía la situación en la que se encuentra nuestra oposición, que sin motivo alguno, votó en contra.

Miren, el PP nos trasladó su sensación, y nada más y nada menos que fue capaz de decir que estos presupuestos le recordaban al día de la marmota, aquello de que se repite y se repite la misma historia sin variar un ápice de su origen.

Si tanto es así y teniendo todo el tiempo del mundo para presentar mejoras a nuestro presupuestos, ¿por qué no lo hicieron? Tal vez porque su capacidad de trabajo ha menguado tanto que les impide ser capaces de hacer una buena gestión en la oposición; es decir, van dando puntadas sin hilo a un traje que no necesita remiendos. Si a eso le sumamos la situación que atraviesa su partido a nivel nacional, es normal que se dediquen más a mirar su ombligo en vez de mirar por el bien de las personas. Cada cual que saque las conclusiones que quiera.

Además, nos encontramos ante un partido, Ciudadanos, que siguiendo la estela de su padrino político, el PP, también nos votó en contra el proyecto de presupuestos, alegando que no se había tenido en cuenta la creación de una escuela de ajedrez municipal (única argumentación que tienen para votarnos en contra), a pesar de explicarles que tras el intento de poner en marcha dicha escuela, no pudo ser por falta de demanda durante el 2017.

Clara está una cosa, un proyecto de la envergadura de los presupuestos requiere de tiempo de estudio así como de preparación para poder, al menos, intentar llevar a cabo las propuestas de uno mismo. No pudo ser. La ausencia de más de un mes del concejal de Ciudadanos quizá le impidió ejercer su labor de oposición, él sabrá entonces para qué quiere ser concejal si su función la cumple a medias, cuando puede ejercerla.

No obstante, 10 votos fueron los que nos permitieron poder sacar adelante unos prepuestos que mantienen la línea del pacto de Gobierno que arrancó en junio de 2015, con más aportación económica en educación, bienestar social, dotaciones, deportes, cultura, medio ambiente y sanidad, entre otras de sus partidas, lo que se resume en: este presupuesto es para las personas, para mejorar su calidad de vida, para mejorar Puçol, en definitiva, para que Puçol siga encaminado a convertirse en un pueblo del siglo XXI.

Una opinión del Grupo Municipal Socialista

02 Marzo 2018