Siendo asertivos, podemos creer que un partido en la oposición ejerce su labor de fiscalización al mismo tiempo que desde su ideario político hace aportaciones para la mejora tanto de las posibles deficiencias del gobierno como para contribuir activamente a la mejora de la gestión y de la institución donde ejerce su labor opositora.

Siendo esta una premisa básica de primero de oposición, en nuestro ayuntamiento no han superado el examen, su nota de corte se ha quedado por debajo de la media en cuanto a su labor se refiere. Y es difícil entender que un partido con aspiraciones a gobernar no sepa entender que la labor que ha de ejercer no es ir por detrás de las diferentes iniciativas del gobierno, sino más bien adelantarse al mismo e intentar ganarle en la agenda política. Será que la han perdido, la agenda.

¿Es una actitud criticable? En absoluto, pero sí la podemos tachar de oportunista. Porque no hay nada peor que haber gobernado y darse cuenta ahora, tras la gestión que realizamos, que Puçol existe como pueblo y para muestra un botón: hablemos del PRICAP.

Ese estudio encargado para elaborar toda una batería de soluciones a los problemas subyacentes en elcasco antiguo de Puçol ha destapado dos cosas: por una parte, las ganas de los vecinos de aportar ideas y ayudarnos a encontrar la problemática; y por otra, ha sido un pequeño balón de oxígeno para el PP de Puçol, porque de no saber de qué hablar o decir, se ha encontrado con un argumentario para sus excelsas y aclaratorias mociones.

Sea pues el año 2018 recordado por la poca capacidad de gestión de oposición del Partido Popular, así como el año que se dieron cuenta de que Puçol tiene casco antiguo, con una problemática muy concreta y a la que nosotros los socialistas le vamos a dar solución junto a los vecinos y vecinas. Pero soluciones de verdad, no a las que hemos estado acostumbrados en otras ocasiones, como remodelar una arteria de nuestro municipio sin consultar con nadie, creando más problemas de lo que había con anterioridad a la obra (hablamos de la avenida Valencia) o plantear soluciones tan atemporales como inefectivas como poner un reductor de velocidad en la calle San Juan.

Ahora bien, que nadie pierda la pista de lo que verdaderamente ocurre en todo esto y es que por fin el Partido Popular ha encontrado a su polluelo: Ciudadanos ha salido del huevo y se ha desenmascarado y lo mismo te vota en contra los presupuestos (que permiten avanzar nuestro municipio) por 3.000€ para una escuela de ajedrez, que te se adhiere a las mociones del PP cual lapa intentando robarle algunos votos.

Pero esto es así, vivir para ver.

Una opinión del Grupo Municipal Socialista